…antes bien sed llenos del Espíritu…

Por: Miguel Jacinto

“No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu…”. Efesios 5:18

Un joven artista estaba tratando de copiar una de las más hermosas pinturas del mundo, hecha por Rafael. Había ido a Florencia a estudiarla, y luego se dedicó a copiar esta obra maestra. Al terminar, el artista veía que había hecho una pintura hermosa, pero que no podía en ninguna manera compararse con la excelencia del original. “¡Ah, si pudiera posesionarme del espíritu de Rafael!”, exclamó el joven, “solo entonces podría pintar como el gran maestro.” Mientras más controle el Espíritu Santo nuestra vida, hará de nuestra vida una obra maestra. (https://www.sigueme.net/anecdotas-ilustraciones/espiritu-santo/fortaleza-para-vivir).

El Control del Volante
Muchos cristianos pensamos y deseamos vivir una vida llena del poder de Dios en nuestras propias fuerzas y a nuestra manera. Pero la Biblia nos advierte que si no permitimos que el Espíritu Santo tome el control del volante de nuestras vidas estamos condenados al fracaso espiritual. Ningún hijo o hija de Dios debe prescindir del poder y la guia del Espíritu Santo. De hecho, si ignoramos la presencia del Espíritu Santo seremos manipulados por nuestros propios deseos y manipulaciones pecaminosas.
El apóstol Pablo instruye a los cristianos de Éfeso a no embriagarse con vino, ya que éste los llevará a una vida licenciosa y esclavizada por el alcohol. La intención del apóstol es que los efesios estén conscientes de que el exceso de vino llega a controlar sus deseos y afectar sus decisiones. Estar ebrios, es ser controlados por el alcohol. La persona que se emborracha no puede pensar ni actuar con claridad. Su mente, emociones, voluntad y cuerpo están bajo la influencia del alcohol.

Recibiendo Dirección
En contraste, el ser llenos del Espíritu es estar sobrios y bajo la influencia de la soberanía de Dios. Esto significa que el cristiano se vacía de si mismo y permite que la persona del Espíritu Santo controle cada área de su vida. Dios usará los principios de la Palabra para guiarnos a hacer lo que Él quiere. De tal forma que el cristiano no actúa sin consultar a Dios. Confía en la soberanía de Dios para llevarle a una madurez espiritual que le permita experimentar el poder de una vida santa y pura similar a la de su Hijo Jesucristo.

Si usted carece de propósito para su vida, entonces necesita pedirle a Dios que perdone sus pecados y le de vida eterna. Haga la siguiente oración: Querido Dios, perdona todos mis pecados que he cometido contra ti. Me arrepiento de todo mal que he hecho. Te pido que limpies mi vida por medio de la sangre que Jesús derramó en la cruz. Recibo a Jesús como mi Señor y Salvador personal. Me comprometo a servirte y a obedecerte todos los días de mi vida. En el nombre de Jesús. Amen.