La Lista de Agradecimiento

Por: Dolly Martin

La Lista de Agradecimiento

El día no había comenzado bien para Roy. Estaba de mal humor y se encontraba murmurando y quejándose de todo. De repente hizo un alto y decidió ser obediente a lo que la Escritura dice en relación a la gratitud. El había leído acerca de hacer una lista de 20 cosas por las cuales uno se siente agradecido y el poder que tiene esta práctica para transformar una mala actitud. Parecía como una buena oportunidad para ver si le ayudaba porque realmente se sentía desdichado.
No fue fácil. Requirió de mucho esfuerzo porque su mente estaba empeñada en seguir pensando de una manera negativa. Pero conforme escribía las primeras razones por las que podía dar gracias se le venían a la mente otros motivos de gratitud. Como un efecto dominó pronto tuvo una lista larga de bendiciones que él gozaba gracias al favor y la misericordia de Dios sobre su vida y la de su familia.

La Lista
Su lista comenzó con la valiosa salvación que gozaba en Cristo Jesús, gracias a un compañero que compartió las buenas nuevas con él cuando era un joven. Luego puso a su bella esposa y sus tres preciosos hijos que llenaban su vida de gozo. Anotó también los nombres de otros seres queridos, amigos, su iglesia, las posesiones que Dios le había permitido acumular y su salud.

Su obediencia a la Escritura alejó esos pensamientos negativos de su mente y los reemplazó con ideas positivas de agradecimiento a Dios por un sin número de bendiciones. Se dio cuenta de que era un hombre rico y que realmente sus problemas eran pequeños e insignificantes al lado de todas las cosas buenas que Dios le había dado. De pronto Roy se percató de que estaba teniendo un día fabuloso y que su corazón estaba lleno de gozo y alegría.

La Gratitud – Un Mandato
Dios nos manda a ser agradecidos sin importar las circunstancias por las que estamos pasando. 1 Tesalonicenses 5:18 dice, “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”. El dar gracias a Dios es un acto de obediencia y no se basa en nuestros sentimientos. Si usted es un hijo de Dios, entonces su espíritu, guiado por el Espíritu Santo que vive en usted, debe ser el que controla sus emociones. Si no es un hijo de Dios, Él le invita a formar parte de Su familia cuando recibe al Señor Jesucristo como su Salvador. Juan 1:12 dice, “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”.

El Salmo de los Deprimidos
En muchos de los Salmos, leemos como el Rey David le habla a su alma. David sabía que el alma necesita ser guiada o controlada. Por ejemplo, Salmos 103 comienza “Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser Su santo nombre”. Este Salmo se conoce como el Salmo para los deprimidos porque ha ayudado a centenares de personas a salir de la depresión.

Si le damos rienda suelta a nuestra alma y le dejamos pensar lo que quiere pensar o sentir lo que quiere sentir nos convertimos en personas muy inestables. Las personas que se dejan guiar por sus emociones terminan deprimidas y atadas a medicamentos para ayudarles a levantar el ánimo. Dios, nuestro Creador, nos hizo con emociones porque Él también las tiene y nos hizo a Su imagen. Pero Él no deja que Sus emociones sean las que guían Sus decisiones. Si así lo hiciera, no podríamos confiar en Él. No sabríamos cuando está de buen humor y cuando está irritado.

Dios es Confiable
Dios nos asegura que Él es digno de nuestra confianza y que Él no cambia. Él es Él mismo ayer, y hoy y por los siglos. Él es una roca firme, un baluarte, y una fortaleza para nosotros durante las tormentas más feroces que puedan acechar nuestra vida. La Escritura está llena de pasajes donde Dios promete ayudarnos, sostenernos, y rescatarnos. Si Él fuera inestable emocionalmente, no podría ayudarnos en nuestros momentos débiles. Pero Él controla sus emociones y nos manda a nosotros a seguir Su ejemplo.

Tal vez usted está en la cárcel, en el proceso de un divorcio, tiene a un ser querido en el hospital o ha perdido un miembro de la familia este año que va a faltar a la mesa cuando todos se reúnan para el Día de Acción de Gracias. Resista la tentación de buscar auto compasión de los demás durante estas fiestas. Todos tenemos problemas, pero en vez de magnificar los problemas y ahogarnos en un vaso de agua, magnifiquemos las bendiciones que gozamos gracias a la misericordia de nuestro Dios.

Superando la Depresión
Si usted ha puesto su fe en el Señor Jesucristo, aférrese a Él, su Roca, y haga su lista de motivos de agradecimiento. A medida que este escribiendo, tome tiempo para realmente darle gracias a Dios por cada cosa en su lista. No deje de escribir hasta que haya superado esa tentación de estar deprimido. Le aseguro, es más, Dios le asegura que usted saldrá victorioso y vencedor. Pruébelo y gozará no solo de un Día de Acción de Gracias sino, de una vida de acción de gracias.