Una “Palabra” del Señor

Por: Dolly Martin

Era de noche y estaba cansada después de una larga jornada de trabajo. Además, me había bajado la regla lo cual siempre me ponía más sensible emocionalmente. Todos estos factores en combinación me hicieron sentir triste y desdichada. Sin duda, el enemigo de nuestras almas aprovechó este momento para sembrar semillas de descontento, queja, frustración y demás. En esta ocasión estaba luchando con el pensamiento de que era desafortunada por no tener hijos y que otros que gozaban de una familia grande (como yo soñaba tener) eran más felices que yo. El diablo siempre nos hace pensar que otros son más bendecidos que nosotros y que “el césped esta más verde del otro lado de la cerca”.

El Señor ya me había revelado que Su plan para mi vida era que no tuviera hijos lo cual yo había aceptado con gozo sabiendo que los planes de Dios SIEMPRE son mejores que los nuestros. El dice en Jeremías 29:11, “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza”. (NVI)

Momentos Débiles
Sin embargo, en momentos débiles, me entraba la duda acerca de si realmente era tan bendecida como los matrimonios que tenían hijos. Mientras me cepillaba los dientes y me alistaba para dormir, le hice la pregunta a Dios, ¿Realmente vale la pena haber rendido mis deseos de tener una familia para servir al Señor a tiempo completo?

Un Buen Hábito
Me subí a la cama y tomé mi Biblia que estaba en la mesita de noche. Le había hecho una pregunta al Señor y anhelaba saber Su respuesta. A través de los años, el Señor me ha hablado a través de Su Palabra y sabía que allí podía escuchar la voz de Dios hablándome. La abrí donde estaba el marcador que guardaba el lugar en donde estaba en mi lectura sistemática de la Biblia.

Desde mi juventud he tenido el hábito de leer la Biblia por la mañana y por la noche para mantenerme cerca del Señor. Para evitar tener que decidir donde leer cada vez, me ha resultado conveniente seguir un plan de lectura y de esa manera solo abro a donde tengo el marcador y leo el siguiente capítulo.

Una Respuesta del Señor
El marcador estaba en el libro de Marcos capítulo 10, y comencé a leer pidiendo al Señor que me reconfirmara de nuevo que yo podía contar con Su bendición a pesar de no tener familia. De repente llegué a los versículos 38-39, y comencé a llorar de gozo por la tierna respuesta de Dios. El pasaje dice, “Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna”.

Me emocioné tanto por esta palabra del Señor que fui a mi computadora, copié el texto, lo imprimí y lo puse en el espejo de mi baño, en la refrigeradora, y en mi oficina. Por un largo tiempo, este texto me sirvió de estímulo cada vez que el enemigo lanzaba sus flechas de duda.

Han pasado muchos años desde esa noche y puedo testificar que el Señor nos ha bendecido a mi esposo y a mi mucho más de lo que hubieramos podido imaginarnos. El Señor ha cumplido su promesa específica en este versículo dándonos muchos hijos espirituales que han llegado a los pies del Señor por medio de nuestro servicio. También nos ha dado muchos hermanos y hermanas en la fe que son como nuestra familia. Realmente nos sentimos sumamente bendecidos y damos gracias a Dios por cerrar mi matriz.

Plan de Lectura Bíblica
Si usted no ha tenido la hermosa experiencia de recibir una “palabra” del Señor a través de su Santa Biblia, le animo a comenzar el año con un plan sistemático de lectura Bíblica. Si prefiere leer su Biblia en línea, Radio Amistad tiene un plan de lectura en nuestra aplicación móvil. Busque el nombre KHCB en su tienda favorita de aplicaciones.

Para los que preferimos leer la Biblia en blanco y negro; tenemos un plan de lectura que puede pedir completamente gratis, y usar como marcador en su Biblia.

Si desea acercarse más a Dios en este nuevo año, no hay mejor manera que buscarlo en Su libro: la Biblia. Él nos habla en cada página de este libro sagrado y usted lo escuchará si tiene oídos para oír. ¡Feliz Año Nuevo!