Honra a tu padre y a tu madre…

Por: Miguel Jacinto

“Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa…” Efesios 6:2

Hace mucho tiempo existía un enorme árbol de manzanas. Un pequeño niño lo amaba mucho y todos los días jugaba alrededor de él. Pasó el tiempo y el pequeño niño creció y él nunca más volvió a jugar alrededor del enorme árbol. Un día el muchacho regresó al árbol y escuchó que el árbol le dijo triste: “¿Vienes a jugar conmigo?” pero el muchacho contestó “Lo que ahora necesito es dinero”. El árbol le dijo: “Te sugiero que tomes todas mis manzanas y las vendas para que obtengas el dinero “. El muchacho tomó todas las manzanas y obtuvo el dinero y nunca volvió. El árbol es como los padres, siempre están allí para darnos todo lo que puedan y hacernos felices. (http://www.encinardemamre.com/premium/a-z/p/padres.htm).

El significado bíblico de padre es “guirnalda de Rosas”, proviene de la raíz y término (hebreo) ʼav’ que se puede traducir como “Papá” o “Padre”. Igualmente se puede utilizar en relación o sentidos como el de progenitor o cómo aquel que es la cabeza o el líder de una familia. En la biblia se utiliza también para referirse a los fundadores de naciones y como expresión de respeto. (https://www.significadobiblico.com/padre.htm).

Dios ordena al pueblo de Israel a honrar a los padres para que sus vidas sean largas sobre la Tierra. Este principio se fundamenta en el hecho de que el padre de familia es el representante de Dios en la tierra. Así como Dios es amoroso, protector y sustentador de la creación, los padres terrenales aman, protegen y sustentan a sus familias. Pero el papel del varón no termina allí, pues también es sacerdote de la familia delante de Dios. La Biblia establece que el varón es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia (1 Corintios 11:3). El varón debe velar y cuidar la espiritualidad de la familia, aunque cada miembro de la familia es responsable de su relación con Dios.

Amigo, si usted no se siente competente o siente que ha fracasado como padre de familia, no se desanime. Dios quiere capacitarle para que sea el padre que Él desea para su familia. Le invito a entregar su vida y su familia en las manos de Dios. Haga la siguiente oración: “Querido Padre Celestial, reconozco que he fracasado en representarte dignamente delante de mi familia. Perdona mis pecados. Te entrego mi vida y mi familia para que tu tomes el control y me capacites para cumplir con tus propósitos eternos. En el nombre de Jesús, amen. ¡Feliz Mes de Los Padres!