El Padre Cardenal

Por Dolly Martin

Desde que comenzó la cuarentena, he tenido más tiempo para gozar de mi huerta. Entre las cosas que he disfrutado más son los pájaros. Mis pájaros favoritos son los cardenales. Son aves muy nobles y humildes. Siempre ceden su lugar en el comedor de pájaros cuando otros llegan a comer. También esperan hasta que esté desocupado para comer de las semillas que allí se encuentran.

He aprendido a distinguir los llamados del cardenal y cada vez que lo escucho, aunque estoy dentro de la casa, levanto mi vista para ver donde está. Un día estaba sentada en la sala de estar cuando escuché el llamado del cardenal. Tengo un comedor de pájaros a pocos pies de la ventana de mi sala de modo que siempre que estoy allí, puedo observar a los pájaros y las ardillas que vienen a comer.

El padre cardenal es fácil de detectar debido a su plumaje rojo brillante. Llegó a comer y junto con el llegó otro pájaro de color café (marrón) con apenas algunas plumas rojizas. He visto a la madre cardenal muchas veces y aunque no tiene un plumaje tan brillante como su esposo, es fácil distinguirla por su pico, cresta y cola roja. El pico de este era de color café claro y no tenía una cresta.

Un Padre Responsable
Mientras los observaba, vi que el padre seguido iba a donde estaba el pajarito, que supuse era su hijo. Al principio no me daba cuenta lo que estaba haciendo con su hijo pero luego claramente vi al padre recoger una semilla de las que habían caído al suelo del comedor de pájaros. Luego se la llevó a su hijo y se la puso en el pico. Lo observé haciendo esto varias veces hasta que se fueron. En todo este tiempo, no vi a la madre cardenal en ningún lado. Papá Cardenal estaba a cargo de su hijo y estaba cuidando de él, enseñándole donde y como comer.

Un Padre Proveedor
Me llenó de ternura saber que el padre Cardenal es muy responsable con su hijo. Busqué en linea información acerca de los cardenales y aprendí que el padre cardenal es muy servicial con su esposa. Ellos trabajan juntos para construir el nido lo cual dura de 8-9 días. Luego, mientras ella está incubando los huevos, lo cual dura entre 11-13 días, el macho le trae comida. Cuando nacen los bebés, el padre se ocupa de traer comida para toda la familia. El realmente es un excelente proveedor.

Los bebés cardenales crecen muy rápido y en aproximadamente 10 días están listos para salir del nido. Una vez que los cardenales novatos hayan abandonado el nido, el macho se encarga de enseñar a sus hijos a comer mientras la hembra se ocupa de construir otro nido para comenzar el proceso de nuevo. Ellos nunca usan el mismo nido dos veces aunque podrán tomar materiales de viejo nido para la construcción del nuevo nido. Típicamente, estas aves viven 3 años y tienen dos crías por año.

La Palabra de Dios le encarga a los padres la tarea de instruir a sus hijos la ley de Jehová. Algunos padres han abdicado esta responsabilidad porque sus padres no lo hicieron con ellos. Algunas madres se esfuerzan por cumplir con esta tarea y es loable lo que hacen, pero ese no fue el plan original. Dice en 1 Tesalonicenses 1:11-12, “como el padre a sus hijos, exhortábamos y consolábamos a cada uno de vosotros, y os encargábamos que anduvieseis como es digno de Dios, que os llamó a su reino y gloria”. El Apóstol Pablo se compara a un padre humano que se preocupa por exhortar y consolar a sus hijos. De la misma manera él se preocupaba por sus hijos espirituales, asegurándose que ellos estaban siguiendo el camino recto.

Nunca es demasiado tarde comenzar para cumplir los mandatos de Dios para su vida. Aunque sus hijos hayan crecido y tenga nietos, puede comenzar a compartir con sus hijos lo que usted está aprendiendo en su lectura diaria de la Palabra de Dios. Si no la está leyendo, este es un buen momento para comenzar. Si necesita ayuda, solicite el recurso que estamos ofreciendo este mes llamado “En Su Presencia” Este librito le ayudará a comenzar a pasar un tiempo a solas con el Señor todos los días. Usted aprenderá cuán grande es el amor de Dios por usted y podrá compartir lo que aprende con sus hijos.

El Padre Perfecto
Dios, el Padre perfecto, quiere enseñarle como ser un buen padre pero todo comienza cuando usted somete su vida a Él. Cristo, el Hijo de Dios, vino al mundo para presentarle al Padre. Él dijo en Juan 1:18, “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, Él le ha dado a conocer”. Si usted quiere conocer al Padre, tiene que llegar a Él por medio de Su Hijo, Jesucristo. El que rechaza al Hijo, rechaza al Padre que lo envió al mundo para rescatarnos del pecado y del castigo por el pecado. Si quiere ser aceptado por el Padre Celestial a Su hogar eterno, tiene que creer en y recibir a Jesucristo. ¿Hay algo que le impide tomar esa decisión? El Señor Jesús lo quiere salvar, perdonar, y restaurar para ser el hombre y el padre que Él diseño para su vida. Reciba a Cristo hoy y comience a vivir la vida abundante que Él desea para usted. Feliz Día de los Padres.