Deléitate asimismo en Jehová

Por Dolly Martin

De vez en cuando, una palabra en un versículo de la Biblia me llama la atención y decido hacer un estudio de esa palabra para ver como se usa en otros versículos o que más puedo aprender de esa palabra. Recientemente leí el versículo Salmo 37:4 que dice, “Deléitate asimismo en Jehová, y Él te concederá las peticiones de tu corazón”. La palabra que me llamó la atención es deléitate. Dios nos está mandando a deleitarnos en Él.

El diccionario define la palabra deleitar como: producir deleite; encontrar deleite en determinada cosa. Para poder deleitarme en el Señor, tengo que poner mi mente en Él, pensar en Él, hablar con Él, y pasar tiempo con Él. La mejor manera de pasar tiempo con el Señor es leyendo Su palabra. En el Salmo 119, el Rey David dice 9 veces que él se deleitaba en la ley del Señor. Una de estas es el versículo 174, “He deseado Tu salvación, oh Jehová, y Tu ley es mi delicia”.

Saqué mi concordancia y busqué las palabras delicia, deléitate, y deleitar. Encontré muchos versículos similares al Salmo 37:4 donde Dios nos insta a deleitarnos en Él o en Su palabra. Otros dicen lo deleitoso que es el Señor para los que nos acercamos a Él. Por ejemplo, Salmo 16:11 dice, “Me mostrarás la senda de la vida; en Tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a Tu diestra para siempre”. ¡Vaya! ¿Hay gozo en la presencia del Señor? Yo siempre me imaginé que la presencia del Señor era un lugar serio, sombrío, sin risas. Pero este versículo nos pinta un cuadro muy diferente. Nos habla de otra faceta de Dios del que poco se habla: el gozo de Dios.

Indagando más acerca de este tema del gozo de Dios, me sorprendí al encontrar que Dios dice que Él se deleita (se goza) en nosotros. Salmos 16:3 dice, “En cuanto a los santos que están en la tierra, ellos son los nobles en quienes está toda mi delicia”. (LBLA) Otro versículo que expresa la misma idea es Proverbios 8:31: “Me regocijo en la parte habitable de su tierra; y mis delicias son con los hijos de los hombres”. Es increíble pensar que Dios encuentra su delicia en los seres humanos, siendo que somos imperfectos pecadores que muchas veces le damos la espalda. Nunca podremos comprender el amor tan grande que Dios tiene por nosotros.

Otro versículo que comunica la idea de que Dios se deleita en nosotros (aunque no usa la palabra deleitar) es Sofonías 3:17. “Jehová está en medio de ti, poderoso, Él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos”. Dios se regocija en nosotros como un novio se regocija en su novia. El Señor realmente recibe placer, gozo, alegría y complacencia de los seres humanos que Él creó.

Aunque he leído la Biblia de principio a fin decenas de veces y la he estudiado por muchos años, nunca termino de conocer el autor de este gran libro. Siempre que la leo descubro otra faceta de Su Persona que no había visto antes. Por eso la Biblia es un libro tan especial y merece que la leamos vez tras vez. En sus páginas nos enamoramos más y más con su Autor.

Le animo a leer la Biblia sistemáticamente, un capítulo a la vez. Si se anima a tomar el reto de leer toda la Biblia en un año, FABULOSO. Pero si esa meta es demasiada alta para usted, comience con un capítulo. Lo importante es que la lea. No se arrepentirá de haberlo hecho. ¡¡Feliz Año Nuevo!!