y le acostó en un pesebre…

Por Miguel Jacinto

"y le acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón". Lucas 2:7 (BLA)

Recientemente fuimos con mi familia al departamento de adornos navideños de una tienda muy conocida. Mi esposa y yo buscábamos adornos que mostraran el verdadero significado de la Navidad. Para nuestra sorpresa recorrimos seis filas de adornos sin que encontráramos referencia al nacimiento de Jesús. Había toneladas de adornos acerca de Santa Claus, renos, luces, y todo tipo de adornos alusivos a las creencias hinduistas y budistas, pero del nacimiento solamente encontramos un pequeño rincón con figuras grotescas y fantasmagóricas. Nuestra sociedad se ha alejado casi por completo de toda referencia cristiana de la Navidad.

La estrategia espiritual mas utilizada por Satanás para desviarnos de la Verdad y la persona de Dios son los Distractores. Santa Claus no es una figura mala ni espeluznante. De hecho su historia nos dice que fue un hombre cristiano que se dedicaba a regalar juguetes a los niños pobres en Alemania. Sin embargo, el diablo se encargó de hacer de él un ídolo para sustituir la figura más importante de la época navideña. De la misma manera Satanás se ha encargado de distraer a los cristianos durante el domingo de resurrección. Muchos líderes cristianos promueven la doble celebración incluyendo la figura del Conejo que pone huevos. Esto es mezcla de paganismo con lo santo.

La historia continua repitiéndose. Al igual que en aquella primera navidad, hace mas de dos mil años, “no había lugar para ellos en el mesón”. Las personas aman más lo superficial o lo políticamente correcto en lugar de abrazar y celebrar la Verdad. Las personas no quieren ser confrontadas con su necesidad espiritual. No quieren pensar en lo eterno. Prefieren vivir la vida terrenal dando prioridad a sus deseos carnales antes que verse responsabilizadas por sus malas o sus locas decisiones. Tristemente para muchos la navidad es otra oportunidad para comer, beber y pasarla bien.

Si usted es un verdadero cristiano le animo a reflejarlo adornando su casa con el mensaje claro y directo de la Navidad. No estoy en contra de los venaditos, los árboles navideños, ni las luces de colores. Todo esto puede ser un complemento a nuestra celebración navideña. Lo más importante es que resaltemos la Persona y Obra del Hijo de Dios que vino a este mundo a salvarnos de nuestros pecados y a darnos vida eterna. Toque música navideña con contenido bíblico antes, durante y después de la noche de navidad. Si usted es el anfitrión de la cena navideña aproveche la ocasión para leer versos relacionados con el nacimiento de Jesús. Luego ore para que todos los que están reunidos puedan gozar de una relación personal con Jesús como Señor y Salvador de sus vidas. ¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!