Los Estafadores

Por: Dolly Martin

Un amigo mío, cuyo hermano está en la cárcel federal con una sentencia de 65 años nos contó a mi esposo y a mí recientemente de cómo su hermano le había pedido dinero para pagar a un abogado que prometía reducir su sentencia por una suma de $6,000 dólares. Cuando mi amigo comenzó a investigar esta oferta, se encontró que era una estafa y que existen una enorme cantidad de estafas con las que personas sin escrúpulos intentan engañar y robar a presos y a sus familias.

Una Lluvia de Ofertas
Los depredadores se aprovechan del ferviente deseo de padres de reunirse con sus hijos y ellos envían cartas, publican anuncios en los medios sociales, y crean páginas en la Internet para dar una apariencia de legitimidad. Betty pagó más de $300,000 dólares a Alvin Warrick, también conocido como Peter Candlewood a lo largo de muchos años para tratar de reducir la sentencia de su hijo mayor. Sus otros dos hijos no supieron lo que su madre había hecho hasta que descubrieron los recibos entre sus papeles después de que ella murió. Dejó notas con instrucciones para que ellos siguieran enviando dinero al estafador porque, según ella, “estaban a punto de conseguir la libertad para su hijo”.

Los abogados dicen comúnmente que, “si suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea”. Ellos advierten a familias de algunas de las ofertas más comunes como por ejemplo la promesa de reducir las sentencias a cambio de información acerca de actividad criminal.

También deben ser cautelosos cuando reciben ofertas de un paralegal que pretende ser un abogado ya que ellos terminan dando consejos sin estar calificados para ello. Christie Thompson en su artículo “Money-Making Schemes That Ensnare Prisoners and Their Families”, un preso puede perder para siempre su derecho de “apelar o presentar una moción para salir de prisión, si ya hizo una presentación sin prepararla debidamente”. (The Marshall Project, 8-9-19)

Otras estafas comunes son mentir acerca de una adicción a las drogas con el fin de entrar a un programa de rehabilitación y comprar bonos del tesoro para ganar la libertad. Algunos incluso ofrecen asesorar al preso acerca de cómo escribir y presentar declaraciones las cuales nunca tendrán éxito. El abogado Kevin Chávez será mi invitado en Temas Vitales el jueves, 8 de octubre y hablará de cómo reconocer una estafa y que hacer si ha sido victima de una.

En Su Palabra, Dios nos advierte de que en los últimos tiempos habrá personas a las que debemos evitar para no caer victimas de sus artimañas. Leemos en 2 Timoteo 3:1-2, “También debes saber esto: que en los últimos días se presentarán tiempos difíciles. Porque habrá hombres amantes de sí mismos y del dinero”. (RVA-2015) En su primera carta a su discípulo, Timoteo, el apóstol Pablo escribe una amonestación acerca del amor al dinero diciendo, “Porque el amor al dinero es raíz de todos los males; el cual codiciando algunos, fueron descarriados de la fe y se traspasaron a sí mismos con muchos dolores”. (RVA-2015)

Evítelos
El Señor no quiere que caigamos en las trampas de hombres codiciosos que no tienen escrúpulos y dice como hacerlo: evitándolos. Seamos cautelosos a la hora de recibir llamadas, correos electrónicos, cartas o visitas de personas que nos prometen el oro y el moro. Pidamos al Señor que nos de un corazón sabio para discernir las intenciones de otros y nos ayude a evitar caer en sus trampas. Si usted es hijo de Dios, tiene al Espíritu Santo viviendo en su corazón y una de sus funciones es la de guiarle. Jesucristo dijo en Juan 16:13, “Y cuando venga el Espíritu de verdad, Él los guiará a toda la verdad…” (RVA-2015)

Si usted no ha creído en Jesucristo, usted no tiene acceso a este Guía Divino y está desprotegido. Cualquier viento de doctrina falsa le puede llevar a donde usted no quiere ir sin que se de cuenta hasta que ya es demasiado tarde. El Señor Jesucristo vino al mundo para pagar el rescate por sus pecados y le ofrece salvación, cuidado, y protección mientras caminamos por este mundo lleno de campos minados. Acepte a Jesucristo y comience a caminar de Su mano en este mundo y para toda la eternidad.