porque la letra mata, mas el espíritu vivifica

"porque la letra mata, mas el espíritu vivifica". (2 Corintios 3:6)

Muchos líderes espirituales utilizan ciertos pasajes bíblicos fuera de sus contextos para probar que no es necesario estudiar para servir a Dios. Dicen que los discípulos eran simples obreros, pescadores sin educación y que el mismo Jesús no tuvo una educación universitaria y fue un gran maestro. A simple vista, esto parecería real, pero si investigamos la cultura de los tiempos bíblicos llegaremos a otra conclusión.

Un pasaje que muchos usan erróneamente, es el que el apóstol Pablo, dicho sea de paso era un doctor en la ley, escribe a la Iglesia en Corinto que dice así: “El cual asimismo nos hizo ministros suficientes de un nuevo pacto: no de la letra, mas del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica”. (2 Corintios 3:6) El apóstol Pablo utiliza la palabra griega “grammatos” (γράμματος), que significa “letra” pero que en este contexto es un sustituto de la palabra Ley. Dicho de otra forma, Pablo está diciendo que “La ley” solamente tiene el propósito de mostrarnos que somos pecadores. La ley no puede salvarnos. En contraste, el Espíritu nos da vida, refiriéndose al poder espiritual del Evangelio.

El comentarista Matthew Henry lo explica de la siguiente manera: “El evangelio supera tanto la ley en la gloria, que eclipsa a la gloria de la dispensación legal. Pero incluso el Nuevo Testamento será una carta de matar, si se muestra como un mero sistema o forma, y sin dependencia de Dios el Espíritu Santo, para darle un poder vivificador.” (2 Corintios 3 - Comentario de Matthew Henry) El mismo apóstol Pablo escribe a los Romanos diciendo: “Pero ahora hemos quedado libres de la ley, habiendo muerto a lo que nos ataba, de modo que sirvamos en la novedad del Espíritu y no en el arcaísmo de la letra”. (Romanos 7:6) Pablo enfatiza la importancia de la libertad para amar y servir al Señor y no esclavizarnos a la Ley antiguo testamentaria que solamente nos lleva a una religiosidad externa.

Habiendo aclarado el significado de este texto, le aseguramos que la Biblia nunca promueve la mediocridad ni la pereza en la enseñanza. Por el contrario se nos insta a “trazar correctamente” las enseñanzas de la Palabra de Dios. (2 Timoteo 2:15) Deseamos animarle a buscar las oportunidades para recibir educación formal e informal que le capacite para servir al Señor de la mejor manera posible. Si usted quiere ser un consejero espiritual, un diácono, un maestro de escuela dominical, y mucho mas si aspira a ser un anciano o pastor de su iglesia necesita profundizar en el conocimiento de Las Sagradas Escrituras. Comience con un estudio bíblico por correspondencia. Luego puede tomar cursos que ofrecen algunos institutos bíblicos. Hay muchos recursos gratuitos o a bajo costo en línea que puede aprovechar. Recuerde mientras mas preparado está el siervo mayor será el impacto y el uso que Dios le dé.