La Comunicación Intercelular

Es asombroso ver como las células que tienen un núcleo y sus descendientes, generalmente persisten en sus estados especializados aún tiempo después de haber desaparecido los factores que originalmente dirigieron su diferenciación.  Con todo ello se puede decir que estas células tienen una memoria.  Por consiguiente, la secuencia completa de factores a los cuales las células han sido expuestas a lo largo de su desarrollo determina sus características finales.  La gran mayoría de las células retienen toda la información genética contenida originalmente en el óvulo fertilizado. La especialización depende de los cambios en la expresión genética, no en la pérdida o la adquisición de genes.  Los grupos de genes en una célula son activados o reprimidos en respuesta a las señales tanto internas como externas. Características como la composición de la membrana, el citoesqueleto, las secreciones y aún el metabolismo---deben cambiar de una manera coordinada cuando las células se diferencian.  Las diferencias radicales entre los tipos celulares reflejan cambios estables en la expresión de los genes.  Sin embargo, en ciertos casos la especialización celular incluye la pérdida de material genético, como en el caso extremo del glóbulo rojo, que pierde todo su núcleo al diferenciarse. Los eritrocitos son células muy pequeñas y carecen de núcleo al igual que de membranas internas con una gran cantidad de la proteína hemoglobina a la cual se le adhiere el oxígeno.  Existen más de 200 tipos de células en el cuerpo humano y muchos de estos tipos de células incluyen un gran número de variedades cuyas diferencias son más sutiles.  Estos se ensamblan en una variedad de tipos de tejido tales como: el epitelial, el conectivo, el muscular y el nervioso, pero es importante hacer notar que la mayoría de los tejidos contienen una mezcla de tipos celulares. Las células nerviosas o neuronas se especializan en la comunicación, mientras que las células musculares producen fuerza mecánica mediante su contracción. Sin embargo, los ejemplos mas sorprendentes de células especializadas  son aquellas que detectan los estimulos externos tales como el sonido y la luz. Este es el caso de las células epiteliales con microvellosidades en el oído interno y los glóbulos rojos en la retina del ojo que luego son llevados hasta el cerebro.   La Creación Proclama Su Gloria en el diseño, las estructuras y la sincronización involucrados en la comunicación intercelular.