Ya No somos una Nación Cristiana

En 1991, Larry Burkett, fundador y presidente del ministerio financiero Crown publicó el libro The Coming Economic Earthquake (El Terremoto Económico Venidero). En este libro, Burkett advierte que los Estados Unidos esta rumbo a un colapso económico y enumera cosas que se pueden hacer para evitar una catástrofe. Desde ese tiempo muchos otros libros se han escrito con mensajes similares advirtiendo de lo que sucederá si el dólar se devalúa.

Muchos países han visto la devaluación de su moneda y con el tiempo se han recuperado pero ningún país con el poder económico de Estados Unidos se ha visto en la situación precaria en la que se encuentra.

Pero Estados Unidos sufre de otros problemas mucho más serios que un posible colapso en su sistema bancario. Hace tiempo que la nación esta en un decline moral y espiritual que nos ha llevado a dar la espalda a la ley de Dios y aceptar pecados como el aborto, el homosexualismo, la pornografía, el tráfico sexual y muchas otras iniquidades.

Este mes, los legisladores esta deliberando sobre el acuerdo nuclear con Irán y los congresistas están bajo mucha presión para aceptar este trato que el Primer Ministro Israelí, Benjamin Netanyahu dijo les dará la bomba nuclear a Irán en 10 años. En este acuerdo, Estados Unidos promete defender a Irán de cualquier ataque, lo cual implica que todos los acuerdos que hemos hecho con Israel quedan anulados. Es de conocimiento común que Irán dice continuamente que quiere borrar a Israel del mapa, incluso en los mapas del mundo impresos en Irán no figura el estado de Israel.

Si estalla una guerra entre estos dos países, ¿debe Estados Unidos defender a Irán o a Israel? Dios tiene una opinión al respecto y el dice claramente en Génesis 12:3, hablando de Israel, “Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan.” Hasta ahora, Estados Unidos siempre ha tenido un temor de Dios y a Su Palabra y ha defendido a Israel, por lo cual hemos gozado de la bendición de Dios como dice en Salmos 33:12. “Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová.” Pero ya no somos una nación cristiana como lo dijo nuestro Presidente Barack Obama en 2008, “Sin importar lo que éramos una vez, ya no somos más una nación cristiana; Hoy somos una nación judía, musulmana, budista, hindú, y una nación de ateos.”

Cuando la nación de Israel abandonó a Jehová y comenzó a adorar dioses ajenos, cayeron bajo juicio y sin duda Estados Unidos esta en el mismo camino. Hemos adoptado el dios del materialismo, del placer, y los dioses falsos de otras religiones.

Esto no debe sorprender ni alarmar a los que somos hijos del Dios viviente porque sin importar lo que suceda a nuestra nación, las promesas del Señor siguen vigentes. Jesucristo es nuestro buen pastor y podemos decir como dijo el Salmista David, “Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo.” (Salmos 23:4).

Si usted no esta seguro de ser una oveja del buen pastor, puede entrar en el redil del Señor por fe. El Señor dijo, “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.” (Juan 10:11). Jesucristo dio su vida para pagar la culpa de sus pecados y cuando usted pone toda su fe en Él, entra a formar parte de la familia de Dios. El dice, “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.” (Juan 10:27-28) El Señor le esta llamando. ¿Qué respuesta le dará?