Todo el que está de parte de la verdad escucha mi voz

“Todo el que está de parte de la verdad escucha mi voz”.  (Juan 18:37c) (NVI)

 

El mundo se maravilla del niño Jesús durante la temporada de Navidad. Su ternura gusta a las grandes masas que no sienten amenaza alguna a su materialismo, inmoralidad y egolatría atroz. Las luces, los regalos y villancicos contribuyen a suavizar el engaño y la mentira en los que vive la humanidad. El silencio del niño dios es aceptado porque no despierta su adormecida conciencia. Sin embargo, las multitudes rechazan al Mesías que trajo luz a la humanidad porque aman más la oscuridad (mentira).

Hoy mas que nunca, La Biblia cobra mas relevancia para repeler y desenmascarar las artimañas del enemigo de nuestras almas. La humanidad, incluyendo los seudo-cristianos se encuentran bajo el encanto de la voz del engaño, la mentira, el descaro, la inmoralidad y la corrupción que antaño eran penados por la ley en la mayoría de los países llamados desarrollados. Muchas denominaciones históricamente llamadas evangélicas han dejado los principios de la Palabra de Dios, para abrazar el llamado hipnotizador de la “Cultura Progresista”, que dicho sea de paso,  no es mas que la antesala al entronamiento del “Falso Mesías”, que vendrá a satanizar la verdad y a todo lo que se llama bueno.

Jesús se encuentra delante de Poncio Pilato quien lo interroga acerca de su reinado, y las falsas acusaciones de los lideres religiosos de Israel. No obstante, Jesús aclara que su reinado sobrepasa este mundo material y temporal. Pilato insiste en que Jesús confiese que él es rey de los judíos. En cambio Jesús, enfatiza que su vida terrenal esta cimentada en dar a conocer la verdad. De hecho, Jesús estimula la curiosidad de Pilato que llega a preguntarle: “Y que es la verdad?”. Pero Pilato, como la humanidad, se distrae con otras cosas perdiéndose la oportunidad de escuchar a Jesús. (Juan 18:37,38) (NVI)

Jesús nació para dar testimonio de la verdad. Dios permita que toda celebración navideña en nuestras iglesias y hogares esté centrada en la verdad que Jesús vino a proclamar. No importa si el mundo rechaza o niega la verdad, los creyentes debemos estar de parte de Él, y proclamar la verdad para que el mundo pueda escuchar la voz de Jesús. Jesús mismo dijo:”Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí”. (Juan 14:6) La verdad de la navidad se resume en el hecho de que Jesús es el único medio de salvación y vida eterna. !!FELIZ NAVIDAD!!