¿Puede la Santa Muerte Protegerle?

La "Santa Muerte" es el movimiento religioso de más rápido crecimiento en las Américas según Andrew Chesnut autor del libro "Devoted to Death: Santa Muerte, the Skeleton Saint." (Dedicada a la Muerte: Santa Muerte, el Santo Esqueleto).

La popularidad de la “Santa Muerte” explotó en 2001 cuando Enriqueta Romera, la mayor líder del templo creó un santuario público en la colonia Tepito de la ciudad de México atrayendo cada día más devotos. Se estima que existen 10 a 12 millones de seguidores entre Estados Unidos, México y Centroamérica.

Segun Chesnut, muchos se sienten atraídos a la “Santa Muerte” porque ella no hace acepción de personas. Los homosexuales, lesbianas, transexuales y traficantes sexuales que son rechazados por la Iglesia Católica o Evangélica son aceptados por ella y sienten que ella escucha y contesta sus oraciones. Aunque la mayoría de sus seguidores se consideran Católicos, están desilusionados con la Iglesia tradicional. Por su parte, la Iglesia Católica condena la creencia en esta santa diciendo que es una secta satánica.

¿Que dice la Biblia acerca de la “Santa Muerte”? Aunque no la menciona por nombre, Dios habla mucho acerca de los ídolos y da instrucciones muy específicas a sus seguidores acerca de la adoración de imágenes. En la lista de los diez mandamientos que Dios entregó a Moisés, el primero y segundo tratan el tema de los santos ídolos.  Éxodo 20:3-5 dice,  "No tengas otros dioses además de mí. No te hagas ningún ídolo, ni nada que guarde semejanza con lo que hay arriba en el cielo, ni con lo que hay abajo en la tierra, ni con lo que hay en las aguas debajo de la tierra. No te inclines delante de ellos ni los adores. Yo, el Señor tu Dios, soy un Dios celoso."

Aunque Dios es muy claro en estos dos mandamientos acerca de no adorar a otros dioses, el pueblo de Israel no era obediente a estos mandatos y siempre estaban adoptando a los dioses de otros pueblos. Por eso Dios repite sus reglas varias veces haciendo hincapié en que Él es muy celoso. Deuteronomio 4:23-24 dice, "No se fabriquen ídolos de ninguna figura que el Señor su Dios les haya prohibido,  porque el Señor su Dios es fuego consumidor y Dios celoso." Deuteronomio 34:14 dice, "No adores a otros dioses, porque el Señor es muy celoso. Su nombre es Dios celoso.”

La muerte es algo que la mayoría de nosotros tememos y muchos de los seguidores de la "Santa Muerte" dan testimonio de que ella ha escuchado y contestado sus oraciones cuando le han pedido protección. Dios sabe que nos asusta pasar por el río de la muerte y habla de ese temor en Mateo 10:28 diciendo,  “No teman a los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma. Teman más bien al que puede destruir alma y cuerpo en el infierno."

En lugar de temer al que puede quitarnos la vida física, debemos temer al que tiene el poder sobre nuestro destino eterno. ¿Quién es el que decide donde pasaremos la eternidad? En Apocalipsis 20:13-15 dice, "El mar devolvió sus muertos; la muerte y el infierno devolvieron los suyos; y cada uno fue juzgado según lo que había hecho.  La muerte y el infierno fueron arrojados al lago de fuego. Este lago de fuego es la muerte segunda. Aquel cuyo nombre no estaba escrito en el libro de la vida era arrojado al lago de fuego."

La “Santa Muerte” podrá protegerle por un tiempo limitado de la muerte física pero no tiene potestad para protegerle de la muerte eterna. Incluso Dios dice que Él arroja a la muerte al lago de fuego.

Los únicos que se salvan de ser lanzados al lago de fuego son aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida. ¿Está su nombre escrito en ese libro? Si no está seguro, tome tiempo hoy para asegurarse. El libro pertenece a Jesucristo y a veces se llama el libro del Cordero. Jesucristo es el Cordero de Dios que sacrificó su vida por nuestros pecados para evitar que usted sufriera el castigo eterno de Dios. Cuando pone toda su confianza en Él para limpiar sus pecados, rechazando los otros dioses, Él le acepta, le adopta como Su hijo y anota su nombre en ese libro.