Peter Stuart Steigerwald

Febrero 10, 1933 - Noviembre 23, 2016

Adaptado de “For It is God Who Works” por Dolly Martin Monroe

Durante los tres primeros años que KHCB estuvo en el aire, cinco hombres sirvieron como administradores de la estación. En septiembre de 1965, los directores otra vez buscaban a alguien para llenar la posición de gerente general. Jim O'Quinn, director en aquel momento, había dado aviso a la junta en febrero de 1966 que se mudaba a Jackson, Mississippi. La Junta comenzó a pensar y a orar que el Señor llenara ese trabajo importante, y un hombre que parecía ser un buen candidato era Peter S. Steigerwald.

Pete había oído hablar de KHCB poco después de que la estación saliera al aire en 1962. Lo que realmente impresionó a Pete siendo un oyente fue que nunca escuchaba al personal murmurar o quejarse en el aire por las luchas financieras que la estación estaba experimentando. En cambio, la gracia de Dios era anunciada como la razón por la que KHCB permanecía al aire.

Reflexionando sobre aquellos días, Pete dice: "hablar sobre la gracia de Dios hoy en día es fácil porque KHCB no está luchando financieramente como lo hizo cuando la estación comenzó a salir al aire. Alabo al Señor por el personal de KHCB y los directores en los primeros días que mantuvieron la integridad piadosa de la estación durante los tiempos difíciles."

La participación de Pete en la estación comenzó después de que habló con Danny Tucker, miembro del personal y supo entonces que había una escasez de voluntarios para operar la estación de noche. La siguiente  semana Pete llegó a la estación y ofreció ser un voluntario. Jim O'Quinn, casi se cayó de su silla porque los voluntarios no eran muchos y viendo que Pete estaba dispuesto a servir al Señor en KHCB fue una agradable sorpresa. Pete fue entrenado en los próximos meses y asumió el control de la estación los días miércoles en el mes de diciembre de 1964.

La estación pronto se convirtió en un segundo hogar para él y llegó a la estación varias veces cada semana sólo para charlar con el personal y ayudar en lo que fuera necesario. Del Underwood, Presidente de la Junta Directiva tenía una oficina al lado de KHCB y a menudo vio a Pete yendo y viniendo.  Pete era un hombre humilde,  trabajador y de integridad. El parecía siempre estar ayudando a alguien que tenía una necesidad. Estas y otras cualidades de carácter le hicieron un candidato ideal para la posición de Gerente.

Pete estaba en un momento de transición en su carrera ya que había dejado su trabajo en el negocio de su familia con el fin de terminar sus estudios en la Universidad de Houston y luego ir al Southwestern Seminary en Fort Worth. Mientras terminaba su licenciatura en administración, Pete estaba predicando tres veces por semana en Reagan Wells Baptist Church (unas 100 millas al oeste de San Antonio) la iglesia donde él había asistido de niño pequeño. Por muchos años fue también un maestro de escuela dominical dedicado en la primera iglesia Bautista de Campwood.

Los directores sentían que Pete tenía todos los requisitos para ser un excelente gerente para la estación, pero sabían que él también tenía planes de ir al seminario. Aunque el camino de su vida parecía estar decidido, le ofrecieron el trabajo a Pete de todas formas esperando que el Señor lo guiara. Pete se emocionó al recibir la oferta. Instintivamente sabía que trabajar para la estación sería pura alegría, pero él y Shirley Anne sentían una obligación hacia la iglesia en Reagan Wells. Su reacción inmediata fue aceptar la oferta, pero él y Shirley Anne oraron para tener la certeza de que era la voluntad del Señor para ellos.

Por cierto, en aquel momento, Pete consideraba que la única manera que él podría servir al Señor con su vida era por medio del pastoreado a tiempo completo, pero con los años llegó a darse cuenta y a menudo ha predicado donde el Señor le pone es donde debe servirle. Después de mucha oración y búsqueda del alma, Pete y Shirley Anne estaban convencidos de que en efecto KHCB era donde el Señor quería que ellos sirvieran y Pete aceptó la posición como gerente general, cargo que ocupó durante 26 años.

Pete entregó su vida al ministerio. Su dedicación a la Radio Cristiana era evidente por las largas horas que trabajó. En muchas ocasiones, hasta toda la noche en la estación hacía las reparaciones necesarias para que KHCB pudiera estar de nuevo al aire al día siguiente. Su participación en KHCB tomó tanto tiempo que él descuidó el mandato de Dios para cuidar de su esposa y familia, una trampa que atrapa a muchos hombres y mujeres en el ministerio. Pete agradece, sin embargo, que Dios en su gracia le hubiera permitido durante años posteriores reconstruir y reparar las tensas relaciones con miembros de su familia. Pete dice: "Me gustaría animar a los creyentes a orar por todos aquellos en el ministerio cristiano a tiempo completo a que Dios les dé sabiduría para ordenar sus prioridades".

Su liderazgo capaz y sensato ayudó a que la estación saliera de la deuda y se parara en terreno firme. Durante esos días difíciles, Pete nunca perdió su amor por la gente. Siempre tuvo un ojo abierto para las personas en necesidad.  Ayudar a la gente era el pensamiento que estaba en su mente. Sus cualidades sensibles fueron evidentes vez tras vez. Si el coche de alguien se descomponía él era el primero en ofrecer llevarlo o para ayudar a arreglarlo. La semejanza de Pete a Cristo dejó una marca indeleble en la estación que continuará guiando el ministerio por muchos años.

Pete sirvió como Gerente de la estación desde 1966 a 1991, como Director Ejecutivo de 1991 a 2014 y como fideicomisario emérito de 2014 a 2016. Él sirvió en el ejército durante el conflicto coreano, alcanzando el rango de E-5 y es sobrevivido por su hijo, Paul y su esposa, Shelly y cuatro nietos.