Lo mas importante de la Navidad es la esperanza de paz entre el hombre y su Dios

En la época en la que Jesús nació, el mundo estaba gobernado por Roma, un poder mundial duro y despiadado. Aproximadamente dos de cada tres personas eran esclavas. Los derechos fundamentales eran reservados solamente para aquellos que eran ciudadanos romanos. Aunque han pasado mas de dos milenios, el problema fundamental continúa: Los hombres siguen luchando por tener paz y libertad.

La Biblia nos enseña que el hombre fue creado libre para amar y servir a Dios. Pero, el hombre usó el derecho de su libertad para rebelarse contra Dios. El resultado fue la expulsión del hombre del jardín del Edén. (Génesis 3:23, 24) Sin embargo, el mas grande de todos los males no fue la expulsión sino la ruptura de su relación de amor con Dios. El hombre perdió la brújula espiritual para hacer lo bueno y agradable a Dios. El ser humano se auto proclamó amo y señor del universo, y se convirtió en un ser malévolo y destructivo contra su misma especie.

Dios esperó que el hombre se cansara de su maldad y le buscase nuevamente, pero el hombre tiene un corazón que se inclina de continuo hacia el mal. Dios se vio obligado a detener la maldad del hombre y decidió borrarlo de la faz de la tierra. (Génesis 6:5-7) Pero, Dios preservó a Noe y su familia para comenzar una nueva relación de amor con el hombre. El hombre se rebeló contra Dios nuevamente construyendo la torre de babel. Dios tuvo que intervenir otra vez, esta vez confundió la lengua de los hombres, obligándolos a dispersarse a través de toda la tierra formando pueblos y naciones. (Génesis 11:7,8)

Ante tal panorama, Dios implementó su nuevo plan al llamar a un hombre llamado Abram para hacer de él una nación que le amara y le sirviera. Esta nación constituida por hombres y mujeres también fracasó. Pero Dios prometió traer un Salvador por medio de Israel. La profecía se cumplió en Belén de Judá. (Mateo 2:7) Dios envío a su Hijo Unigénito (único de su naturaleza) para hacer la paz entre el hombre pecador y el Dios Santo.

La Navidad es una oportunidad para celebrar la gracia, la misericordia y el amor de Dios por toda la humanidad. Recuerde, Jesús significa Jehová salva. La Navidad es la salvación del hombre pecador de la condenación eterna por medio de Jesucristo. Confíe en Jesús como su Señor y Salvador personal y usted podrá entender el verdadero significado de la Navidad. !Feliz Navidad!