Israel es el Minutero de la historia del hombre

Gran parte de las Sagradas Escrituras están ligadas a la nación de Israel. Desde Génesis 12 hasta el Apocalipsis encontramos referencias a Israel. La nación escogida marca los minutos en el reloj divino. Por lo tanto, es necesario que tomemos en cuenta seriamente a Israel cuando estudiamos cualquier tema de la historia humana. Dios nos advierte que Israel juega un papel determinante en el devenir de los últimos tiempos.

Pablo nos dice "Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis sabios en vuestra propia opinión: que a Israel le ha acontecido un endurecimiento parcial hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y así todo Israel será salvo; como está escrito: De Sión vendrá el Libertador, que quitará de Jacob la impiedad. Y éste es mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados." (Romanos 11:25-27) Este pasaje aclara el plan de Dios acerca de Israel en el presente y el futuro inmediato.

El pacto nuclear de EE.UU. con Irán es una marca importante, siendo que EE.UU. ha sido por siglos un aliado incansable de los judíos. Ahora Israel esta siendo aislado, lo cual es necesario para que se le ataque y se le force a firmar un pacto de paz con sus acérrimos enemigos. Estos sucesos claramente se refieren al cumplimiento de la frase, "la plenitud de los gentiles," que no es otra cosa sino, la cúspide del poderío económico y militar de las naciones que buscan destruir a Israel.

Europa, Rusia, China, Irán y las naciones árabes se han unido para hacer un frente común contra Israel. Los ejércitos del mundo querrán invadir a la aislada nación de Israel. La guerra del Armagedón podría estallar en cualquier momento de aquí en adelante. Esta situación forzará a Israel a clamar al Dios de Jacob para que lo salve. Jesús aparecerá en Sión para destruir a los enemigos de Israel, y establecerá su reino milenial desde Jerusalén. (Apocalipsis19:11-20:3)

Jesús dijo que la salvación viene de los judíos.(Juan 4:22) Siendo así, los cristianos debemos amar y orar por la salvación de todo Israel. La Iglesia Evangélica necesita cerrar filas para apoyar proyectos que defiendan los intereses de Israel. Debemos denunciar y oponernos a todo lo que busca su destrucción. Recordemos que Dios salvará a Israel, pero también destruirá a todos sus enemigos.