Guardará tu salida y tu entrada

“Jehová guardará tu salida y tu entrada, desde ahora y para siempre”. Salmo 121:8 (RVR1960)

Se cuenta que un joven ateo quería convertirse en un clavadista olímpico. Un amigo cristiano le compartía del evangelio, pero el  joven nunca le prestaba atención. Una noche el clavadista entró a la alberca. Todas las luces estaban apagadas, pero la luna iluminaba el edificio. El joven se subió al trampolín más alto y al voltearse de espaldas hacia la alberca, observó su sombra en la pared que estaba en forma de cruz, en vez de echarse el clavado se arrodilló y finalmente le pidió a Dios que entrara en su vida. Mientras el joven oraba, una persona de mantenimiento entró y encendió las luces. El agua de la alberca había sido drenada para hacer algunas reparaciones.

El escritor del Salmo 121 comienza diciendo: “Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro?” (Salmo 121:1) (RVR1960) Los “ montes o montañas” en la Biblia son símbolos que representan problemas o situaciones que ponen en peligro nuestras vidas. Todos enfrentaremos “problemas formidables” en algún momento de nuestras vidas, y cuando nos comparamos a la grandeza de “los montes” nos llenamos de miedo y nuestras fuerzas se desvanecen.

Pero en lugar de atemorizarse, el salmista se responde asi mismo diciendo: “Mi socorro viene de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra”. Salmo 121:2 (RVR1960) El salmista eleva sus ojos mas allá de los montes, y se da cuenta que los cielos son mas altos y mas poderosos que “los montes”. Pero su pensamiento continúa viajando hasta llegar al Todopoderoso “Jehová”, que creó los cielos y la tierra.  Sin lugar a dudas, el corazón del salmista se llena de la gracia y de la presencia poderosa de Dios que hace desvanecer todo su temor, ansiedad y duda en él.

En los tiempos difíciles y peligrosos en los que vivimos actualmente no existe otra esperanza que buscar la ayuda de Dios. Memoricemos el Salmo 121, y hagamos nuestras la fe y la confianza en Dios que nos enseña el salmista. Oremos para que Dios guarde nuestra salida y nuestra entrada cada día. Leamos La Biblia cada día para conocer mas al Dios que cuida de nosotros siempre.