Enseñando a la Siguiente Generación

Cuando era joven, mi padre, Alberto Martín me contó muchas veces la historia de cómo él había dejado su tierra natal de Argentina y se vino a Estados Unidos con solo unos pocos centavos en su bolsillo pero impulsado con el sueño Americano de trabajar y tener una vida más cómoda para él y su familia. Llegó a Miami con su compañero de viaje, David Cook quien seguía viaje por autobús a Houston donde tenía familia. Mi padre no conocía a nadie en Miami así que decidió venir a Houston también.

Los primeros años no fueron fáciles, pero mi padre vino con su fe en Dios, listo para trabajar para ganar su pan diario. No tenía dinero ni tiempo para tomar cursos de inglés, pero lo dominó en corto tiempo con su sistema de aprender 10 palabras nuevas cada día. Trabajó como mesero y vivía muy económicamente en el YMCA del centro de Houston ahorrando cada centavo que podía de su sueldo. Su meta era devolver el dinero que había pedido prestado de su padre para pagar el pasaje de avión. Él se quedó maravillado de que en un término de un año había podido reunir una suma tal de dinero que en Argentina le habría llevado años para lograrlo.

Guardo muchos gratos recuerdos de las historias que mi padre me contaba de como convenció a sus hermanos y primos a seguir su ejemplo y pronto el pequeño grupo de argentinos trasladados a Houston comenzó a celebrar cultos en un garage prestado. Ese mismo grupo de creyentes mas tarde tuvo el sueño de tener un programa de radio en español para alcanzar a los Hispanos en Houston con el evangelio.

Los directores de KHCB concedieron permiso para que realizara un programa de 5 minutos y mi tío Ramón Borás se encargó de la producción de estos programas. Al final de los mensajes se ofrecía una Biblia gratis y muchas familias fueron visitadas y evangelizadas por los miembros de la creciente congregación de creyentes en Cristo Jesús. Esos fueron los comienzos de Radio Amistad.

Tal vez usted ha escuchado esta historia, pero no me canso de repetirla porque Dios manda a los padres a que les compartan a sus hijos y nietos acerca de la manera en la que Él ha obrado en sus vidas para que la siguiente generación aprenda y la fe de los padres se transfiera a los hijos. Leemos en Deuteronomio 4:9 “Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos.” (RVR1960)

Moisés escribió esta orden por parte de Dios para que cuando él y la generación que vieron las maravillas de Dios en Egipto hubieran muerto la siguiente generación supiera la historia y continuaran adorando y sirviendo al Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Pero los Israelitas no obedecieron este mandamiento. No les contaron a sus hijos los milagros que Dios había hecho para sacarles con mano poderosa de Egipto. Dice en Jueces 2:8-10, ” Pero murió Josué hijo de Nun, siervo de Jehová, siendo de ciento diez años. Y lo sepultaron en su heredad en Timnat-sera, en el monte de Efraín, al norte del monte de Gaas. Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que Él había hecho por Israel.” (RVR1960)

No es de sorprenderse que ese fuera el resultado después de haber abandonado al mandato que el Señor les había dado de enseñar a sus hijos y nietos los milagros que sus propios ojos habían visto. Continúa este pasaje en Jueces diciendo, “Después los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, y sirvieron a los baales. Dejaron a Jehová el Dios de sus padres, que los había sacado de la tierra de Egipto, y se fueron tras otros dioses, los dioses de los pueblos que estaban en sus alrededores, a los cuales adoraron; y provocaron a ira a Jehová.” (Jueces 2:11-12 (RVR1960)

Este mes, el enfoque en Radio Amistad es la educación. En la página 3 verá una lista de temas para “Temas Vitales” que creemos le ayudará a conocer los recursos que existen para que usted y sus hijos se eduquen. Queremos animarle a que usted tome cursos y clases para aprender cosas nuevas y que estimule a sus hijos a seguir estudiando después de terminar la preparatoria. El personal de Radio Amistad estará presente en el “Día de la Carrera y la Educación” el 18 de este mes y espero que usted nos acompañe. Vea la página 3 para mas información.

Sobre todo le insto a que usted enseñe a sus hijos lo que Jesucristo ha hecho en su vida para que la siguiente generación no abandone a Dios para seguir al mundo y sus placeres.