Dad Gracias en Todo

"Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para vosotros en Cristo Jesús." (I Tesalonicenses 5:18)

Se cuenta de un rey que fue de cacería y cuando intentó disparar a un venado se disparó en su mano y perdió un dedo. Su sirviente, quien era cristiano, le consoló diciendo que Dios era bueno y tenia un propósito para esta situación. El rey se enojó y puso a su criado en la cárcel. Luego se fue a otro viaje por la jungla y fue atrapado por una tribu que ofrecían sacrificios a sus dioses, pero al ver al rey que le faltaba un dedo lo soltaron porque no era un sacrificio perfecto. Al llegar a su casa el rey envió a sacar a su criado de la cárcel y le contó la historia. "Por eso siempre debemos dar gracias a Dios por todo lo que nos pasa," replicó el criado.

La Biblia nos amonesta para que seamos agradecidos en todo. Pablo escribe a los Tesalonicenses diciendo: "dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para vosotros en Cristo Jesús." (I Tesalonicenses 5:18) Es interesante que el apóstol predicó por tres semanas en Tesalónica, luego fue expulsado por los habitantes,  forzando a Pablo a establecerse en Berea. Y aun estando en Berea fue objeto de la persecución por los tesalonicenses. Pablo vivió en carne propia la maldad y el desprecio de las personas por causa del mensaje de salvación que predicaba. De igual manera Pablo exhorta a los creyentes a no dejar de agradecer al Señor por "Todo".

Pablo enseña que es "la voluntad de Dios" que el creyente sea agradecido. Muchas veces no entendemos porque Dios permite que pasemos ciertas situaciones adversas en nuestras vidas. Frecuentemente, pensamos que las cosas malas o negativas no son parte de la vida cristiana. Pues, permítame recordarle que Jesús enseñó que en el mundo tendremos aflicciones. (Juan 16:33) El dolor y la adversidad nos permite forjar nuestro carácter cristiano. Pedro dice que en medio de las pruebas nuestra fe se purifica. (1 Pedro 1:7) Entonces, cuando aprendemos a agradecer al Señor en todo, la vida cristiana cobra sentido. El gozo y la paz no dependen de las circunstancias externas, son frutos del trabajo del Espíritu de Dios en nosotros.

Amigo, Dios quiere que usted experimente el verdadero gozo, a pesar de la turbulencia que vive nuestro mundo actual. Jesús dijo: "Yo he venido para que tengan vida, y vida en abundancia".  (Juan 10:10) Permita que Jesucristo tome el control de su vida. El le dará a cambio descanso a su alma, y usted comenzará a agradecer a Dios por todo. !Feliz día de Acción de Gracias!