Cúentame un Cuento

Con el advenimiento de los medios sociales, muchos se han ido distanciado de la lectura. Textos, Instagram, Facebook y otros medios nos han condicionado a leer mensajes cortos y evitamos cualquier mensaje que requiera mas de unos pocos segundos para leer. Leer un libro, incluyendo la Biblia parece ser algo anticuado y pasado de moda.

Una alternativa popular para los que quieren leer pero les falta tiempo son los libros en audio. Muchas de las casas publicadoras sacan sus nuevos títulos al mercado en formato de imprenta, libro en forma electrónica y en audio. Algunos prefieren escuchar la Biblia leída por medio de Biblias en audio porque no tienen tiempo para sentarse a leerla o no les gusta leer. También se ha popularizado el contar historias Biblicas especialmente en culturas donde hay mucho analfabetismo. Algunos ministerios ofrecen "talleres de oratoria” en la que enseñan el arte de contar historias bíblicas.

Es curioso que los primeros autores de la Biblia entregaron sus mensajes divinos oralmente y se siguieron contando verbalmente de generación en generación a veces por cientos de años antes de que fueran escritos. Los niños aprenden oralmente y por eso el Señor les ordena a los padres en Deuteronomio 6:6-7 diciendo, "Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes". (RVR1960)

A los niños pequeños les encanta escuchar los cuentos una y otra vez. Al terminar de leerla piden que se les lea de nuevo y sin saberlo están aprendiendo los detalles del cuento por medio de la repetición. Dios quiere que todos los niños oigan repetidas veces desde una edad tierna las historias de como Él creó el mundo, como se pobló y todos los milagros que El ha hecho a favor de Su pueblo. Muchas iglesias, en su mayoría, emplean el método oral para enseñar a los niños en la "Escuela Dominical".

Sin embargo la lectura también es de suma importancia para Dios, porque en el mismo pasaje de Deuteronomio 6 versículo 9 Dios continúa exhortando a los padres a enseñar a sus hijos las leyes que El dio a Su pueblo por medio de la lectura, instándoles a escribir o colgar versículos de la Biblia en la casa donde los niños puedan leerlos continuamente: "y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas". (RVR1960)

Leer la Biblia no debe ser una carga. No lo fue para David quien dijo en el Salmo 119:97, "¡Cuánto amo yo Tu ley! Todo el día medito en ella". (NVI) Nuestra mente tiene poder para afectar nuestras acciones y Dios quiere que ellas sean de loor y gloria para Él. Por lo tanto nos manda a masticar, rumiar, y meditar en Su palabra. Cuando hacemos esto, dormimos mejor y vivimos mejor.

Aun nuestro estado de ánimo mejora cuando incluimos la lectura Bíblica en nuestra rutina diaria. Todos en un momento u otro nos desanimamos y algunos buscan pastillas para salir de esos baches. No obstante, David recurría a las Escrituras para cobrar ánimo cuando caía en la depresión. En este mismo Salmo, el versículo 143 dice, "He caído en la angustia y la aflicción, pero Tus mandamientos son mi regocijo". (NVI)

Al comenzar un nuevo año, la mayoría de nosotros hacemos promesas de volver al gimnasio con más regularidad con el fin de mejorar nuestra salud. El ejercicio es importante, pero no olvide los beneficios que puede obtener para su cuerpo, alma y espíritu por medio de la Palabra de Dios. Ya sea en forma oral o escrita incluya un plan de lectura para este año 2017 y gozará de múltiples bendiciones en su vida personal y la de su familia.

Radio Amistad pone a su disposición sin costo alguno, un plan de lectura basado en la Biblia en el transcurso de un año. Este es uno de mis planes preferidos de lectura, ya que incluye una breve porción en los Salmos y Proverbios para cada día, además de una sección en el Antiguo y Nuevo Testamento. Si usted ha tratado de leer la Biblia de principio a fin y se ha estancado al llegar a Levítico, le animo a probar este plan ya que es mas fácil de seguir en las secciones de la Biblia que son más detalladas y difíciles de leer. Vea la página cuatro para más detalles y solicite su "Plan de Lectura Bíblica".