Arreglando Cuentas con Dios

Ayer llamó un oyente a la radio buscando ayuda para su amigo quien está teniendo serios problemas matrimoniales. Me contaba que ha tenido que recoger a su amigo en la carretera varias veces porque la esposa de éste lo echó del auto cuando estaban teniendo una fuerte discusión. El vive en Georgia y escucha a Radio Amistad a través de una de las emisoras que recibe la programación por satélite y la re-transmite a varias ciudades en el centro del estado de Georgia. Por esa razón, no podía recomendarle uno de los excelentes consejeros matrimoniales cristianos que tenemos en la ciudad de Houston donde radican las oficinas de Radio Amistad.

Continué haciéndole preguntas para ver de que modo podía ayudarle. Le sugerí que él pudiera ser el consejero laico que su amigo necesitaba. El me había comentado que estaba casado con su esposa desde hacía siete años y que había sido un cristiano por muchos años e incluso fue el director de alabanza en su iglesia. Pero confesó que varios años atrás, hubo un problema en la iglesia por lo que él abandonó la iglesia y no estaba caminando cerca del Señor.

Como lo ha hecho por miles de años en la vida de tantos cristianos, Satanás logró neutralizar a este soldado de Jesucristo quien estaba sirviendo activamente e impactando a muchas vidas para la gloria del Señor. Por años este gran siervo del Señor se ha conformado con quedarse sentado en la banquilla en vez de participar en el servicio del Señor. Los dones y talentos que Dios le dió se han apolillado y oxidado porque los sentimientos que guarda contra los hermanos de la iglesia le impiden ser útil en las manos de Dios.

Su amigo no es cristiano y se ha acercado a él pidiendo ayuda pero el se encuentra tan lejos del Señor que no esta en condición espiritual para poder ayudarlo. Su amigo necesita escuchar de lo que Jesucristo hizo en la cruz por el y como Jesús puede darle una nueva vida. El no quiere hablar con un consejero pero está dispuesto a hablar con su amigo. Si este cristiano estuviera caminando con el Señor, podría compartir las buenas nuevas con su amigo y ser un instrumento para traerlo a los pies del Señor.

¿Que debe hacer este joven para volver a disfrutar una comunión intima con el Señor? Existen muchos ejemplos en la Biblia de personas que se alejaron del Señor y como volvieron a Él. El Rey David es uno de ellos que gozó de una amistad profunda con el Señor pero se enfrió completamente cuando cometió adulterio con Betsabé. El profeta Natán fue enviado por Dios para hacerle recapacitar y leemos en el Salmo 51 como David se arrepintió y volvió al Señor. El escribe, "Lávame más y más de mi maldad y límpiame de mi pecado." (versículo 2).

Es fácil apuntar a los errores de otros pero para restaurar nuestra relación con Dios el primer paso es admitir nuestro pecado. Dios está dispuesto a restituirnos si de corazón confesamos nuestro error y pedimos perdón. En el versículo 17 leemos, "Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios."

Si siente que el Señor está lejos y no disfruta de la amistad con Él que una vez gozaba, ¿adivina quien se alejó? El Señor esta en el mismo lugar donde usted lo dejó y allí lo esta esperando hasta que regrese. Al igual que el Padre del hijo pródigo, Él lo ama, esta dispuesto a perdonarle y restaurarle. No hay mejor manera de comenzar un nuevo año que arreglando cuentas con Dios.