A causa de la incredulidad de ellos

Una muchacha de 19 años llamada Khun Paot, se escapó del reinado Khmer Rouge en Cambodia después de una ardua jornada con otras 100 personas a través de kilómetros de junglas, canales, montañas, y ríos. Entre ellos y la libertad estaban soldados comunistas, los elementos, y un estrecho de suelo de jungla cubierto con espinos. Muchos de los que escapaban iban descalzos o traían sandalias gastadas.  Después de que Paot fue trasladada al campo de refugiados Kham Put, fue invitada a una reunión cristiana. "Yo conozco a ese hombre anciano," exclamó cuando vio la foto el la pared de la capilla. "El es quien nos guió y nos mostró el camino a Tailandia y la libertad," dijo señalando a una foto de Jesús. (The Recorder, September 1979, p. 25.)

Los milagros de Jesús son los hechos sobrenaturales que se atribuyen a Jesucristo a lo largo de su vida terrenal y que han sido recogidos en los Evangelios canónicos. Estos milagros se pueden clasificar en: las curaciones, exorcismos, la resurrección de los muertos y el control sobre la naturaleza. Aunque no existe un numero exacto de cuantos milagros Jesús realizó durante su ministerio terrenal, sabemos que Dios sigue obrando a favor de los que le temen y aman.

El Evangelio de Mateo nos dice que Jesús limitó sus milagros por causa de la incredulidad de las personas en Galilea. (Mateo 13:58)  Pero, lo que mas me intriga es que Mateo señala que los incrédulos estaban en la sinagoga. Este grupo de hombres y mujeres instruidos todos los días en Las Sagradas Escrituras son los mas incrédulos de la sociedad judía. !Como es posible que los maestros de la ley no entendieran quien era Jesús, y la razón de sus milagros!

Lamentablemente, esto no ha cambiado con el correr de los años. Los mas grandes incrédulos todavía se encuentran atrapados dentro de las paredes de la superficialidad bíblica. Muchos cantan "manda fuego Señor," sin embargo,  sus vidas son témpanos de hielo espiritual, enfocados en sus propios deleites materiales mas que en desear compartir el Evangelio de Salvación a los perdidos. Pidamos que Dios abra nuestros ojos espirituales para ver Su poder milagroso salvando almas perdidas y sanando enfermos físicos y espirituales. Los milagros están esperando afuera de las paredes de las iglesias.